Un aspecto común de la enfermedad del alcoholismo, y en general de la adicción es su capacidad para ocultarse del que la padece.

Con frecuencia las personas con alcoholismo no ven su propia enfermedad. A menudo son las últimas en admitir que tienen un problema con la bebida.

¿Cómo pueden decidir si son o no alcohólicos? ¿Cuáles son los criterios para juzgar el alcoholismo? ¿Beber por la mañana? ¿Beber a solas? ¿La cantidad que bebes? Ninguno de estos. La prueba no está en cuándo beben, ni con quién, ni cuánto, ni dónde, ni qué tipo de alcohol, ni incluso por qué beben.

Se llega a la conclusión con base a las siguientes preguntas: ¿Qué les ha hecho la bebida? ¿Cómo afecta a su familia, su trabajo, sus estudios, su vida social, su bienestar físico, sus emociones?

Sin duda dificultades en cualquiera de estas áreas indican la posibilidad de tener un problema de alcoholismo, y por lo tanto de adicción. Pedir ayuda para reconocerlo y aceptarlo es el primer paso.

Sabemos que esto no es sencillo; no estás sólo, acércate a nosotros. Podemos ayudarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioPost comment