1. Todos los familiares de adictos somos codependientes

No, aún cuando todos los miembros de la familia tenemos un instinto básico de apoyar a nuestro prójimo, en realidad no todos somos codependientes. La codependencia no es sinónimo de apoyo, cariño, ayuda y protección; una persona codependiente es aquella que antepone el bienestar de otros, al propio.
No, aún cuando todos los miembros de la familia se ven afectados por la presencia de la adicción, existe un instinto humano básico de apoyar a nuestro prójimo, en realidad no todos somos codependientes. La codependencia no es sinónimo de apoyo, cariño, ayuda, protección.
Un codependiente es quien niega el problema, quien lo esconde, puede tener la firme esperanza de cambio y hasta brinda ayuda, pero, paradójicamente y por medio de su comportamiento ayuda a mantener el consumo

2. Muchas de las conductas en las que he caído, buscando proteger a mi familiar adicto, como encubrir, guardar secretos, pagar deudas y justificarlo; aún cuando lo hago por amor, me dejan una sensación de inconformidad. ¿A qué se debe esto?

Negar el problema, esconderlo o justificarlo, aún cuando se hace por un cariño genuino y tener la firme esperanza de cambio, paradójicamente ayudan a mantener el consumo, a estas y otras situaciones se les conocen como conductas facilitadoras. Se deben por un lado al profundo dolor que conlleva tener a un familiar consumidor o adicto en casa, pero también a la falta de información respecto a la enfermedad de la adicción. Tanto consumidor y familiar merecen opciones dignas de tratamiento.

3. ¿La familia es quién causa la enfermedad de la adicción? 

No. Las situaciones familiares representan solo uno de varios factores que participan en el desarrollo de esta enfermedad, pero no son únicos ni exclusivos. Generalmente los familiares de adictos se ven invadidos constantemente de sentimientos de culpa, preguntándose qué fue lo que hicieron o qué dejaron de hacer para que su familiar comenzara a depender de sustancias.

4. Pienso que el problema de mi familiar en realidad no es su consumo de drogas, considero más bien que las consume porque está deprimido ¿es esto cierto? 

Lo más recomendable en estos casos es realizar una evaluación con un profesional en adicciones, para que establezca el diagnóstico correcto ya que la depresión puede ser un trastorno previo o consecuente del consumo de sustancias adictivas.

5. Tengo un familiar adicto ¿Qué hago?

Acude a un centro especializado en el tratamiento de adicciones; nosotros somos una opción terapéutica con personal capacitado en el manejo de las adicciones.
Acude a un centro especializado en el tratamiento de adicciones, donde se brinden servicios profesionales, trato digno y respetuoso, donde se incluya a la familia dentro del proceso de tratamiento y sobre todo, donde se guarde la confidencialidad y el respeto al anonimato del paciente adicto.
Monte Fénix cuenta con más de 30 años de experiencia en el tratamiento de la enfermedad de la adicción, lo que lo coloca como la Clínica líder en el área. Búscanos, podemos ayudarte.