Estigmatizar a una mujer que vive con dependencia solo la aislará de los demás.

Evitar juzgar para así poder ayudar.

 

Aunque en la actualidad el consumo de drogas, principalmente el alcohol ha ido en aumento entre las mujeres, cuando una de ellas tiene una adicción se enfrenta a prejuicios sociales que hacen difícil una intervención oportuna.

Adjetivos y descripciones como “irresponsable”, “fácil”, “mala madre” la llevan a sentir vergüenza y culpa. La estigmatización de las mujeres con problemas de adicción, refuerza su aislamiento social, a la vez que favorece la ocultación del problema y la ausencia o demora en la solicitud de ayuda para superarlo. Recordar que la adicción es una enfermedad, en donde la persona sufre nos debe de sensibilizar a evitar juzgar y comprender a quienes la padecen sin importar si es hombre o mujer.

Sabemos que esto no es sencillo; no estás sólo, acércate a nosotros. Podemos ayudarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioPost comment