Estas frases en realidad pueden ser expresiones de temor o de falta de ™de abandonarlos emocionalmente, ya que implica no ocuparnos de ellos, dejarlos a la deriva sin establecer claramente qué estamos esperando de ellos. Los límites nos permiten conocer lo que se vale y no vale en cierta situación.

Para los hijos los límites en la infancia y la adolescencia son fundamentales ya que les ayuda a tener certeza en la vida y desde luego les ayuda a construir su seguridad y autoestima. Cuando no se cuentan con ellos se corre el riesgo de formar hijos tiranos, insatisfechos consigo mismos e inseguros.

 

¿Cómo ponerlos?

Los límites tienen que ser acordes a la edad de los hijos y circunstancias de cada familia y deben ser flexibles y movibles, conforme se van superando etapas.

Para darte una idea de cuáles son los límites a establecer puedes preguntarte, ¿qué cosas te cuestan trabajo disciplinar en tus hijos? o ¿en qué consideras que deben apoyar en casa y no lo hacen?

Ahora bien, tienes que:

– Establecer una consecuencia lógica que se aplicará en caso de que no se cumpla la regla.

– No pienses en castigo, los castigos van más en función de tu enojo y no de la falta.

– No des recompensas o premio a aquello que le corresponde hacer.

– Evita enojarte, deja que tu hijo experimente la consecuencia de sus actos y verás que él se dará cuenta que es mejor seguir las reglas.

– Se constante y consistente con la reglas, mantente firme y evita en la medida de lo posible ceder, ya que con esto puedes perder autoridad “tomándote la medida”.

– No olvides que el establecer límites y consecuencias de antemano, le permite a tu hijo decidir si quiere experimentar la consecuencia o seguir la regla. Le estas dando la opción de elegir y decidir por él mismo, favoreciendo su autonomía y crecimiento.

Sabemos que esto no es sencillo; no estás sólo, acércate a nosotros. Podemos ayudarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioPost comment