Adicción: Una relación de odio-amor que de la que puedes salir.

Monte Fenix

Como definición, la adicción es una relación disfuncional de una persona con una sustancia, pero la realidad es mucho más complicada que eso, a veces eliminar esta dependencia no basta sólo con “quererlo” hay detrás mucho más que llevó hasta el punto en el que no se puede vivir sin ella.

Conocer las etapas y reconocerlas es un paso importante, por ello las enlistamos enseguida:

 

Enamoramiento: Las primeras experiencias con las drogas suelen ser agradables, debido a los efectos que la dopamina genera en el cerebro. Esto puede ser comparado con el enamoramiento, etapa inicial de una pareja donde todo es “miel sobre hojuelas” y por lo tanto se empieza a generar el deseo de volver a tomar la sustancia.

Sin embargo, también se dice que “el amor es ciego”, ya que produce una percepción distorsionada de la realidad, donde se ve sólo lo placentero.

 

Luna de miel: En esta etapa la persona experimenta todas las gratificaciones sin ninguna de las consecuencias negativas. Cree que puede controlar la cantidad y frecuencia con la que consume y que por lo tanto su actividad es inofensiva. Así avanza la relación de la persona con la sustancia, basada en el engaño y fantasía pensando que se mantendrá de esta forma.

Traición

Con el paso del tiempo, la persona con dependencia descubre que del consumo ya no obtiene lo que antes esperaba, empieza a perderse el “encanto” y aparecen las consecuencias negativas a nivel física, emocional y social. El abuso produce tolerancia a la sustancia y genera que la droga, como el alcohol “deje de dar servicio”.

 

En la ruina

Nada o casi nada queda del amor inicial hacia la droga, la persona con adicción tiene que consumir no para obtener placer o alivio sino para evitar el malestar asociado al síndrome de abstinencia. Los problemas van en aumento como su adicción.

 

Aprisionados

Por último, la persona con adicción vive la relación con la sustancia como si fuera un prisionero. Depende por completo de su consumo y todo lo demás deja de ser importante. La desesperación y destrucción continúa, y la relación no puede terminar a menos que reciba ayuda especializada.

 

Sin duda la adicción es una relación de amor y destrucción, la persona con dependencia necesita de la sustancia; y aunque en una relación de pareja ambas partes salen lastimadas, en este caso sólo el consumidor es quien por “amor” destruye su vida.

Esa prisión no tiene porque ser el hogar, ni tuyo, ni de nadie.

 Sabemos que esto no es sencillo, pero las adicciones tienen una verdadera solución, no estás sólo, acércate a nosotros,  podemos ayudarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioPost comment